A los Olivos Centenarios

aceite de olivos centenarios

Gracias

 

Por enseñarme a tener paciencia, 

andar sin prisas, 

disfrutar de la calma, 

a respirar profundo.

 

Gracias

 

Por transmitirme fuerza, resistencia y paz.

 

Por enseñarme que el trabajo tiene sus frutos y que la vida

cambia, y a veces vienen temporales, pero si la raíz es fuerte, 

lo importante permanece.

 

Por darme, a cambio de cuidarte, un fruto fuerte, sano y 

muy sabroso, con el que saborear la vida, y disfrutar de su jugo,

en calma o con el bullicio de las personas a las que quiero.

 

Blanca Aguilar Segura

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*